martes, 6 de diciembre de 2011

La empresa valenciana y el I+D+i


Llevo unos cuantos días oscilando entre el estupor y la indignación por el comportamiento de la cúpula empresarial de la Comunidad Valenciana acerca del ERE que afecta al Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) de Valencia. Aunque, en realidad, no ha existido comportamiento alguno al respecto. Sólo silencio; clamoroso y vergonzante. Un silencio que pone en evidencia provincianismo y una absoluta carencia de cultura empresarial. Es un comportamiento más propio de gestores de negocietes y no de empresarios.


En los países más avanzados, empresarialmente, del entorno occidental (EEUU, Inglaterra, Alemania, etc.), a los que tan a menudo les gusta poner como ejemplo de lo que debe ser un empresariado moderno es, precisamente, el mundo empresarial el que más invierte en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i). Los auténticos empresarios saben que sólo la inversión en I+D+i es una garantía de futuro y la única vía por la que puede desarrollarse una economía moderna e independiente de los poderes públicos. Aquí, sin embargo, seguimos instalados en el “que inventen ellos…” ¡Y así nos va!


Es lamentable que el gobierno del President Alberto Fabra, elaborando los Presupuestos para 2012, no haya encontrado la fórmula para, entre más de 13.000 millones de euros, dedicar tan solo 5 M de € para mantener la actividad investigadora del CIPF. Absoluta miopía política. Pero más lamentable aún, es que el empresariado valenciano no haya salido en tromba a decir, aunque sea de forma autóctona, "¡xè, això ho pague jo…!" No; sólo han aparecido en los medios de comunicación para recomendar, debidamente aleccionados, que “hay que comprar bonos patrióticos", "que tienen mucha rentabilidad". Lo otro, dar un paso al frente y hacerse cargo del mantenimiento del CIPF, habría dejado en evidencia al poder político instalado en el Palau de la Generalitat y con el que mantiene tan excelente sintonía.


Ni un atisbo de progreso ni de modernidad.


3 comentarios:

  1. Así no saldremos de la crisis. A ver si apostamos más por la investigación que por otras cosas mucho más irrelevantes que ni nombro porque todos los q siguen este blog ya conocemos. ESTOY HARTA DE HABLAR DE PROGRESO Y ANDAR HACIA ATRAS!

    ResponderEliminar
  2. Pues yo no llevo unos cuantos días, sino unos cuantos años oscilando entre el estupor y la indignación. Pero mientras voy oscilando, tengo tiempo para hacer algunas reflexiones como éstas:

    Reflexión 1.- Puedo estar equivocado, pero creo que el CIPF es un ambicioso y megalómano intento de Camps y su séquito de meapilas de sacristía para dirigir(sesgar) la I+D valenciana en Biomedicina (células madre)hacía áreas más en sintonía con las posiciones de la Santa Madre Iglesia Católica Romana.Los que entendeis de ésto podríais escarbar un poco en este tema y quizás encontraríais alguna que otra sorpresa. Ahí teneis tajo. Y si llegais a la conclusión de que estoy equivocado, pues pediré disculpas públicas.

    Reflexión 2.- La gestión interna del CIPF, completamente seguidista del Consell, tiene lagunas que son como agujeros negros de grandes. Si fuera posible recopilar las facturas de los caterings que se encargaban para agasajar a los asistentes a las reuniones científicas internacionales, veríais de qué milagrosa forma el Moët Chandon y el Beluga acaban formando parte de las inversiones en I+D de la Generalitat Valenciana, vía "materiales consumibles". Yo no tengo copia de esas facturas, pero sí testimonio personal de asombrados testigos directos. Jó, con el CIPF!

    Reflexión 3.- Contrariamente a la opinión generalizada, el verdadero problema del Sistema Valenciano de I+D+i no es precisamente la escasa inversión presupuestaria de la Generalitat en I+D. De hecho, la Comunitat está bastante por encima de la media de España en la cuota de inversión pública en I+D.
    En lo que estamos MUY POR DEBAJO de la media de España es en la INVERSION PRIVADA (la empresarial, para entendernos) en I+D.
    La suma de ambas, Pública y Privada, es la que coloca a la Comunitat en el hoyo, un 30% por debajo de la media española y casi un 80% por debajo del País Vasco o Navarra.

    Reflexion 4.- Y completamente de acuerdo en la valoración del mundo empresarial valenciano. No solo no invierte nada en I+D, sino que ni tan sólo se molesta en invertir en "i", en innovación.
    Según la última Encuesta sobre Innovación tecnológica en las Empresas del INE (2009), la Comunitat figura en el antepenúltimo lugar entre todas las Comunidades Autónomas en el ranking de porcentaje de empresas innovadoras sobre el total de empresas, al igual que en el ranking de intensidad de inversión en innovación.
    Obviamente hay empresas que son excepción a esta regla, pero el conjunto del empresariado valenciano está para afrontar una profunda "reforma empresarial", en lugar de abogar por la "reforma laboral" que piden a todas horas.

    En fín...estupefacto e indignado, como Ricardo.

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo con tus clarificadoras aportaciones.

    ResponderEliminar