viernes, 21 de octubre de 2011

A MANDAR QUE PA ESO ESTAMOS

No debía estar muy protegido ese peaso de documento de la Consellerìa de Sanitat de Catalunya, pomposamente titulado "La Gobernanza de ICS" (ICS = Institut Català de la Salut), cuando sin, aparentemente, conocimiento por parte de su inspirador, el titular de la cartera, Sr. Boi "manostijeras" Ruiz, ha comenzado a circular y a filtrarse a la prensa. Aunque dicen que algunos gerentes territoriales ya lo conocían.

El contenido del tal documento debería hacer saltar todas las alarmas de una ciudadanía adormecida, y convenientemente aletargada estos últimos años por los medios conservadores, en la que ha calado el convencimiento de que la derecha política trae un pan bajo el brazo y va a solucionar sus problemas.

Efectivamente, el derechazo que se avecina va a solucionar problemas, pero no el de los ciudadanos de a pie, de los curritos, sino los de las clases pudientes que, al parecer, no ganan bastante dinero y ven el mundo que rodea a la sanidad como un nuevo Eldorado y una gran oportunidad de negocio.

¿De qué, sino, hablan cuando dicen que la sanidad pública se debe someter a las reglas de los mercados? ¿Es realmente, como pregonan estos agoreros, el actual sistema de sanidad pública un sistema obsoleto? En absoluto. Es más, el actual Sistema Nacional de Salud pública, universal y gratuito, continua siendo uno de los mejores del mundo, tal y como reconoce la Organización Mundial de la Salud, por su calidad y su eficiencia. Y eso con una de las más bajas inversiones en porcentaje del PIB de toda Europa.

Haber conseguido que España encabece, junto a Japón, la mayor tasa de longevidad de sus ciudadanos, es responsabilidad, entre otros factores, de nuestro magnífico sistema de salud. Y entiendo que es, precisamente en ese éxito, donde reside su debilidad actual frente a los voraces mercados a los que se les han abierto los ojos y las fauces. Los tiburones capitalistas han descubierto que la salud, o mejor aún, la mala salud de una población cada vez más longeva y, por consiguiente, más consumidora de recursos sanitarios y sociosanitarios, es un mercado infinito.

Y por si fuera poco, para rematar el pastel de la privatización, sugieren que la selección de personal deje de ser garantista y transparente mediante concurso de méritos o de oposiciones que seleccionan a los mejores (modelo actual) y pase a ser una mera selección digital (de dedo) por parte de los directores, con el previsible resultado de enchufismo y nepotismo. Es decir, uno de los puntales de nuestro modelo, que son sus profesionales, seleccionados entre los mejores, se puede ir al garete si prospera esta propuesta. Podemos acabar viendo a médicos y enfermeras mendigando un trabajo precario y mal pagado como los pobres jornaleros que describe Miguel Delibes en "Los Santos Inocentes" que, ante cualquier capricho del amo, por peregrino que fuera, agachaban la cabeza y respondían: "a mandar que pa eso estamos"



2 comentarios:

  1. ¡Ya era hora! cuando te he visto subir, en el los blogs que sigo no me lo creia.

    Has tardado, pero la entrada es magistral, espero, que no se cumpla nada de lo que el PP, premete y amenaza, porque entonces si estaríamos peor que los de los santos inocentes.

    "Ha mandar que pa eso estamos" es lo que ellos quieren que digamos, y si nada lo remedia, terminaremos, inclinando nuestras cabezas, ante ellos cuando pasen delante de nosotros bajo "palio".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Isis. Por circunstancias he tenido algo abandonado el Blog, pero me comprometo a prodigarme mas, xque la situación lo pide a gritos.
    Endevant

    ResponderEliminar