lunes, 28 de marzo de 2011

Las patochadas y gansadas del Presidente de Murcia...y otros

Un día sí, y otro también, no paramos de escuchar de boca de significados líderes políticos y empresariales la necesidad, poco menos que imperiosa, de establecer el copago en sanidad y educación.

Hace un par de días fue el Sr. Boluda, jefe de la patronal AVE de Valencia, y hoy ha sido el Presidente de la CCAA de Murcia, el Sr. Ramón Luis Valcárcel.

Habrá que recordarles a estos señores que la sanidad y la educación no son gratuitas para el ciudadano, ya que la financiación de ambas sale de los impuestos, es decir de sus bolsillos. Por tanto, lo que proponen está absolutamente fuera de lugar ya que aquí nadie regala nada a nadie. Y si la financiación es escasa, que lo es, pues se dedica más dinero y punto. Por si no lo saben estos señores, España, pese a poseer uno de los mejores sistemas sanitarios públicos del mundo, es de los países que menos invierte en su Sistema Nacional de Salud. Concretamente, alrededor del 6% del PIB. Es decir dos puntos menos que la media del porcentaje del PIB que invierte la Comunidad Europea. Pongámonos al menos a la altura de ese 8% de PIB y quizá en ese momento, si la financiación sigue siendo escasa, que lo dudo, se podría proponer un debate a nivel estatal para alcanzar un pacto que mantenga esa sanidad pública y universal ejemplar que poseemos.

Las medidas que proponen estos líderes empresariales y políticos, está demostrado por reconocidos expertos en economía de la salud a nivel mundial, OMS incluida, que no sirve para nada, y lo único que consiguen es que empeore la salud de la población, ya que en la práctica es un impuesto sobre la enfermedad y que, como no, recae sobre los sectores sociales menos favorecidos.

Además de acercar la financiación al porcentaje de PIB expuesto, habría que adoptar antes otras medidas de gestión como la racionalización en farmacia, descargar a los médicos de tareas administrativas y un largo etcétera que no corresponde a este debate.

Si lo que subyace en el trasfondo de estas propuestas es favorecer económicamente a los grandes grupos económicos que tienen intereses en la sanidad privada, que lo digan claramente, pero que se dejen de engañar a los ciudadanos con la cantinela de que la sanidad pública es una ruina y que por lo tanto hay que acabar con eso que llaman "barra libre" para referirse a la Sanidad pública, y que además es de todo menos gratuita.

Por tanto, Sr. Valcárcel, Sr. Boluda y todos aquellos que insisten en las mismas monsergas en el presente y en el futuro, déjense ya de demagogias y de manipulaciones.



jueves, 17 de marzo de 2011

Pobres enfermos de la Comunidad Valenciana

La Consellería de Sanitat de la Generalitat Valenciana ha remitido una carta, supuestamente "informativa", a miles de pacientes en la que se les advierte del excesivo consumo farmacéutico que realizan al compararlo con la media de gasto del grupo en el que se encuadran en función de su edad y sexo.

Esta medida, huele más a coacción que a información, y la Consellería de Sanitat la justifica como una forma de concienciar a la población del excesivo gasto farmacéutico.

Ignoro quién habrá sido el autor de tan lamentable ocurrencia. Bastante desgracia tiene un paciente con su enfermedad para que vengan ahora los responsables políticos a recordarle que consume muchos medicamentos. No creo que esta medida forme parte de ningún Plan de Humanización de la asistencia sanitaria, ya que resulta profundamente antihumano hacer responsable, de forma velada, al paciente de su enfermedad.

Salvo que se hayan producido cambios importantes en la forma de prescripción Farmaceutica en la Sanidad Pública, el único responsable del gasto farmacéutico de cualquier paciente es el médico que le receta los medicamentos que debe consumir. Por tanto, los responsables de la Consellería de Sanitat deberían tomar las medidas necesarias de control del gasto farmacéutico, incluyendo la formación, sobre los agentes activos, los médicos, y no sobre los pacientes que son agentes pasivos. Por no olvidar las medidas a consensuar con la industria farmacéutica: precios, envases adecuados, etc.

Nos gustaría que, esa diligencia que muestra la Consellería de Sanitat en recordarnos a los pacientes que gastamos mucho en medicamentos, se trasladara también al resto del Consell, solicitando que se gaste menos en fiestas y verbenas y se dedique más dinero a lo que realmente importa en época de crisis a los valencianos y valencianas: su salud.

No hay que olvidar que la Sanidad Pública no es gratuita para los usuarios, sino que se la pagan de su bolsillo porque se financia con los impuestos.