viernes, 1 de octubre de 2010

Inyección en vena de PP


A este paso, voy a tener que renunciar, para mi desdicha, a uno de mis mayores placeres, cual es la evacuación intestinal matutina mientras escucho la radio. Por segunda vez en la misma semana, dicho menester fisiológico se abortó de forma abrupta al escuchar, de nuevo, la vocecilla chillona y atiplada del Presidente Camps arengando a las juventudes del Partido Popular en Benidorm, con la desdichada referencia a que había ido a ese acto a inyectarse en vena una dosis de PP. Lo dicho: absolutamente desafortunada la cita, ya que, si no me equivoco, en vena sólo se inyectan fármacos o drogas duras. ¿A cuál de las dos sustancias se refería el Presidente Camps? Sólo nos falta a la ciudadanía que este responsable político, eche por tierra la labor de las políticas de Salud Pública, y de todas las Instituciones públicas y privadas que dedican enormes esfuerzos a intentar apartar a la juventud de cualquier tipo de adicción, y sobre todo de la adicción a las drogas por via parenteral, además de prevenir sus nefastas consecuencias. Hace falta más respeto a la juventud y...a mis tripas.