miércoles, 19 de mayo de 2010

No me fio de este hombre


Me preocupa, y mucho, la lectura que hace la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, para defender la supuesta honradez de su colega de la Comunidad Valenciana y de partido político, Francisco Camps, en este asunto del cohecho pasivo impropio del que está acusado.

Razona la buena señora, nada más y nada menos, que Francisco Camps es honrado a carta cabal porque no se ha enriquecido durante los años que lleva dedicado a la Política. A tenor de lo declarado en las Cortes Valencianas, que ha hecho públicas las declaraciones obligatorias que hacen todos los diputados y diputadas de la Comunidad Valenciana, el Presidente Camps, no digo que sea pobre de solemnidad, pero según lo declarado llega justito a considerarse como clase media-bajita-bajita.

Sin dudar de los datos recogidos en dicha declaración, resulta chocante que, tras más de 20 años dedicados a la Política, en los que se ha publicado que ha cobrado alrededor de 1.200.000 euros (200 millones de pesetas), muchos de ellos con coche oficial y muchos gastos de representación, tenga un cochecillo de 15 años de antigüedad, un piso a medio pagar, sencillito, y ‘cuatro duros’ ahorrados.

Me pregunto, pues, ¿qué ha hecho con todo ese dinero? ¿En qué se lo habrá gastado? Me preocupa, insisto, que el dinero que los valencianos ponemos a su abasto para que la Comunidad Valenciana siga creciendo, se evapore, al igual que sus emolumentos, y no sirva para consolidar un buen patrimonio para todos.

Personalmente, no me fio de alguien que después de haber cobrado todo ese dinero tiene un patrimonio ridículo, excepción hecha que en su casa haya hecho lo mismo que en la Generalitat: gastárselo en francachelas (Fórmula 1, barquitos varios, etc)



No hay comentarios:

Publicar un comentario