jueves, 27 de mayo de 2010

La venganza de los vascos

Tarde o temprano, el Partido Nacionalista Vasco, el PNV, le iba a devolver al Presidente Zapatero la jugada por la que estos últimos tuvieron que salir del Palacio de Ajuria Enea, sede del Gobierno Vasco, del cual se sentían únicos propietarios.
El pacto del PSE con el PP vasco nunca ha sido bien digerido por el PNV y ayer le llegó el momento de la venganza, cuando en boca de Iñigo Urkullu, máximo dirigente del PNV, dijo que hoy, sus siete dioutados en el Congreso de España, iban a votar en contra del decreto del Gobierno que contempla los recortes sociales para hacer frente a la crisis económica.
Además, es absolutamente indecente que refuerce su decisión con la excusa de que en su comunidad se han hecho los deberes. ¡Claro que han hecho los deberes!, pero con los privilegios fiscales que tienen los vascos. Habría que ver lo que dirían si su fiscalidad fuera como el resto de los españoles.
Que el PP vote en contra del decreto del Gobierno no me sorprende, visto su comportamiento irresponsable y contradictorio, para nada equiparable a los partidos conservadores del resto de Europa, con los que intenta homologarse. Pero que lo haga el PNV me parece de lo más hipócrita que he visto en muchos años ya que anteponen sus deseos de venganza al interés general.
Señor Zapatero, habrá que ir pensando en cambiar de socios para aprobar los Presupuestos Generales y en revisar el Concierto Vasco; por supuesto en bien del interés general de todos los españoles. También el de los vascos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario