jueves, 27 de mayo de 2010

La venganza de los vascos

Tarde o temprano, el Partido Nacionalista Vasco, el PNV, le iba a devolver al Presidente Zapatero la jugada por la que estos últimos tuvieron que salir del Palacio de Ajuria Enea, sede del Gobierno Vasco, del cual se sentían únicos propietarios.
El pacto del PSE con el PP vasco nunca ha sido bien digerido por el PNV y ayer le llegó el momento de la venganza, cuando en boca de Iñigo Urkullu, máximo dirigente del PNV, dijo que hoy, sus siete dioutados en el Congreso de España, iban a votar en contra del decreto del Gobierno que contempla los recortes sociales para hacer frente a la crisis económica.
Además, es absolutamente indecente que refuerce su decisión con la excusa de que en su comunidad se han hecho los deberes. ¡Claro que han hecho los deberes!, pero con los privilegios fiscales que tienen los vascos. Habría que ver lo que dirían si su fiscalidad fuera como el resto de los españoles.
Que el PP vote en contra del decreto del Gobierno no me sorprende, visto su comportamiento irresponsable y contradictorio, para nada equiparable a los partidos conservadores del resto de Europa, con los que intenta homologarse. Pero que lo haga el PNV me parece de lo más hipócrita que he visto en muchos años ya que anteponen sus deseos de venganza al interés general.
Señor Zapatero, habrá que ir pensando en cambiar de socios para aprobar los Presupuestos Generales y en revisar el Concierto Vasco; por supuesto en bien del interés general de todos los españoles. También el de los vascos.




miércoles, 19 de mayo de 2010

No me fio de este hombre


Me preocupa, y mucho, la lectura que hace la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, para defender la supuesta honradez de su colega de la Comunidad Valenciana y de partido político, Francisco Camps, en este asunto del cohecho pasivo impropio del que está acusado.

Razona la buena señora, nada más y nada menos, que Francisco Camps es honrado a carta cabal porque no se ha enriquecido durante los años que lleva dedicado a la Política. A tenor de lo declarado en las Cortes Valencianas, que ha hecho públicas las declaraciones obligatorias que hacen todos los diputados y diputadas de la Comunidad Valenciana, el Presidente Camps, no digo que sea pobre de solemnidad, pero según lo declarado llega justito a considerarse como clase media-bajita-bajita.

Sin dudar de los datos recogidos en dicha declaración, resulta chocante que, tras más de 20 años dedicados a la Política, en los que se ha publicado que ha cobrado alrededor de 1.200.000 euros (200 millones de pesetas), muchos de ellos con coche oficial y muchos gastos de representación, tenga un cochecillo de 15 años de antigüedad, un piso a medio pagar, sencillito, y ‘cuatro duros’ ahorrados.

Me pregunto, pues, ¿qué ha hecho con todo ese dinero? ¿En qué se lo habrá gastado? Me preocupa, insisto, que el dinero que los valencianos ponemos a su abasto para que la Comunidad Valenciana siga creciendo, se evapore, al igual que sus emolumentos, y no sirva para consolidar un buen patrimonio para todos.

Personalmente, no me fio de alguien que después de haber cobrado todo ese dinero tiene un patrimonio ridículo, excepción hecha que en su casa haya hecho lo mismo que en la Generalitat: gastárselo en francachelas (Fórmula 1, barquitos varios, etc)



jueves, 13 de mayo de 2010

A mi ZP que no me lo toquen que me cabreo

La verdad es que aún no sé por donde empezar, ya que ayer fue un día muy duro para muchísima gente. Para los ciudadanos y ciudadanas en general por los recortes propuestos por el Gobierno para hacer frente a la crisis.

Para los conservadores en particular porque uno de sus iconos tropieza en el último escalón y en breve se sentará en un banquillo frente a un jurado popular. Y por último para el Presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, mi ZP. Y para no despistarme por un exceso de ideas cabalgando por mi mente, he decidido que sólo voy a hablar de éste.

O mucho me equivoco o entiendo que ayer fue, probablemente, uno de los días más duros en la vida de ZP. Para un demócrata de cuna, y socialdemócrata hasta las trancas, adoptar decisiones como las que propuso ayer en las Cortes, recortando derechos sociales y salarios de TRABAJADORES, y destaco lo de trabajadores porque los funcionarios también son trabajadores, va en contra de sus principios de gobierno que no son otros que aumentar lo máximo posible el Estado de Bienestar.

No, ayer seguro que no fue un buen día para ZP. Y lo más triste es que encima le acusen de cobarde porque sólo le mete mano al bolsillo de los más necesitados. Y eso, es absolutamente falso. Pocas personas han sido más valientes en su acción de gobierno como el Presidente Zapatero que no le tembló el pulso, entre otras acciones, en traer las tropas de Irak, en promover la capacidad de autonomía de las mujeres para interrumpir un embarazo o en ampliar derechos a los homosexuales, por poner sólo tres ejemplos. Y todo ello en medio de un clamor y una presión en contra de toda la caverna conservadora, de lo más ‘carca’ del clero y de los medios de comunicación al servicio de estos últimos.

Por todo ello, y por lo que ha tenido que aguantar desde que gobierna, y porque estoy convencido de su honradez y de la buena fe de sus decisiones, y porque estoy seguro que a estas medidas seguirán otras que pondrán fin a los ‘chiringuitos’ de las clases más pudientes, y porque aunque me toque el bolsillo creo que debo de contribuir a que se pueda seguir prestando asistencia social a los que no encuentran nada de trabajo y no pueden ni comer, por todo ello, repito, mi ZP sigue siendo mi líder y mi Presidente y mientras sus decisiones sean para poder seguir defendiendo el Bienestar Social de todos y no sólo de unos pocos, yo estaré a su lado.

Por favor,¡A mi ZP ni me lo toquen!

PD.: Otro día hablaré de trajes de confección. En este momento siento mucha vergüenza