domingo, 7 de marzo de 2010

El Cabanyal: ¿Curar o amputar?

Leo, no sin cierta pena, una carta al Director en Las Provincias, firmada como siempre por "una valenciana indignada y 4o firmas más", en la que, la buena mujer, cuenta que estuvo a punto de entrar en la sede del PSPV PSOE de la calle Blanquerías de Valencia para, entre lágrimas y sollozos, preguntar a los dirigentes de este Partido político qué han hecho los habitantes del barrio de El Cabanyal, como ella, para merecer el maltrato que los socialistas están dando a este barrio.

Según relata, no puede pasear tranquilamente por las calles de su barrio sin llevar encogido el corazón (e imagino que otras cosas del cuerpo humano) y, por tanto, aboga por amputar y abrir Valencia al mar por una "cuasi autopista".

Esta buena mujer, no se plantea que, si parte del barrio está en esas condiciones de dejadez y de inseguridad, es responsabilidad de los responsables políticos de Valencia, es decir Rita Barberá y su equipo de gobierno del Ayuntamiento de.... ¿de todos los valencianos y valencianas?

Como médico, me gustaría saber la reacción de esta mujer, si un familiar o ella misma, sufrieran una herida (dios no lo quiera) por ejemplo en un brazo y yo no la limpiara convenientemente, no le pusiera un antiséptico (Betadine o similar para entendernos), no le pusiera la vacuna antitetánica, y la dejara evolucionar espontáneamente sin prestarle excesiva atención. Pienso que de entrada pensaría que estoy haciendo lo mejor para ella o su familiar y no se plantearía otras consideraciones, a pesar de que familiares o amigos le dijeran: "¡xiqueta, dile algo al doctor que eso se va a infectar!" "¡Noooo, que el doctor ya sabe lo que hace!"

Pero, ¡ay amiga!, de repente aparece la fiebre y la herida empieza a supurar y, ante la inquietud, el médico en cuestión dice: "Hay que amputar". ¿No hay otro remedio doctor? No, usted me ha elegido como médico y hay que amputar" Al mismo tiempo, otras personas dicen: "Aún estamos a tiempo. Limpiando, desinfectando y con antibióticos, aunque cuesten dinero, aún podemos salvar el brazo", pero su médico, el que usted ha elegido, erre que erre, ¡hay que amputar! y ojo, como no lo hagamos a tiempo igual hay que practicar una eutanasia.

Pues bien, señora mía, como médico le aseguro que aún estamos a tiempo de salvar ese trozo de su barrio, del Cabanayl, sin excesivo coste, y sin necesidad de amputar un miembro importante que luego se suplante con una avenida, cuasi via rápida, para que Valencia llegue al mar.

Mire usted, Valencia llega al mar perfectamente sin necesidad de amputar por la mitad el Barrio de El Cabanyal, y si no, observe cómo ayer sin ir más lejos, miles de valencianos llegaron sin problemas a la playa a ver la dichosa "mascletá napolitana", o en verano para tomar el sol, comer en algún chiringuito ilegal, o para otras "ocurrencias" (o gilipolleces) disfrazadas de eventos con la que nos deleita el PP valenciano.

Si los socialistas valencianos, en su momento, no nos hubiéramos empeñado, el cauce del Turia sería actualmente una autopista llena de coches y no un espacio donde miles y miles de valencianos pueden hacer deporte, relajarse y respirar aire puro. Además, ¿donde habrían construido el PP la Ciudad de las Ciencias y todo lo que le rodea?

Por tanto, señora mía, deje de escribir chorradas en las Provincias y pida una cura efectiva para su barrio a quien realmente puede curarlo: a la señora Rita Barberá



2 comentarios:

  1. Sí. Es una buena comparación.
    Es como si a un paciente le dijeran que para curarle es necesario, imprescindible, matarle.
    No hay argumento sostenible para defender la prolongación de la Avda. de Blasco Ibáñez a través del barrio del Cabanyal.

    ResponderEliminar
  2. Cada día escribes mejor!
    Tus entradas en el blog son actuales, oportunas, acertadas y de un hombre sensato y cabal. Ojala te leyeran todos los valencianos para tener otro punto de vista, distinto totalmente del que impera en canal nou y demás medios afines a nustro gobierno de la Comunidad.
    TAEMA

    ResponderEliminar