sábado, 9 de enero de 2010

EL EXPOLIO DE EL CABANYAL

He de reconocer que la Alcaldesa de Valencia tiene una voluntad de hierro, ¡qué digo de hierro!, de acero, y no de cualquier acero, sino de acero vasco, de Llodio, del bueno, para llevar a cabo todo lo que se propone. Y pobre de aquel que ose interponerse en su camino; se lo lleva por delante como una apisonadora, aunque se trate de la misma ministra de Cultura del Gobierno de España.

La señora Barberá se h empeñado en arrasar con buena parte del barrio del Cabanyal de Valencia, y es muy capaz de echarse a las barricadas por la causa, caiga quien caiga. Viendo la cara que pone en la foto, con ese rictus, mientras expone el plano del desaguisado histórico y cultural que pretende realizar, uno agradace en su interior que la buena mujer no tenga jurisdicción sobre más cuerpo armado que la Policía Municipal, porque me la imagino con casco dirigiendo un bombardeo del Cabanyal desde una nave de guerra situada frente a la costa y se me ponen los pelos como escarpias.

En este momento se debe sentir muy mal y enormemente incomprendida. Acosada por el malo maloso de Zapatero, de la Vicepresidenta de la Vega y, en fin, por todos los socialistas y rojos que en el mundo han sido. Aunque como esta señora está próxima a cumplir 20 años como Alcaldesa de Valencia, desde el año 1991, y dice que la culpa del deterioro del Cabanyal es culpa de los socialistas, igual se está refiriendo a Indalecio Prieto o al mismísimo Pablo Iglesias.

Claro, ella que lleva años invirtiendo millones y millones de euros en dejar la ciudad de Valencia muy bonita, con sus farolitas y sus jardincitos, etc. de forma equitativa por todos los barrios, no entiende como, precisamente el barrio del Cabanyal se estropea tanto. Digo yo que será por el mar que ya se sabe que "se lo come todo". Y por supuesto que tampoco entiende como los propietarios afectados por los derribos se resisten a abandonar a su suerte sus casas, sin tener un futuro cierto. No entiende esa resistencia a su buena, caritativa y desinteresada obra. Y para colmo viene la justicia malintencionada y se dictamina que su actuación es un EXPOLIO.

¡Cosa de rojos señora Barberá, cosa de rojos!

EXPOLIAR: "Despojar con violencia o con iniquidad" (Real Academia Española)

No hay comentarios:

Publicar un comentario