viernes, 2 de octubre de 2009

Joer, qué miedo...

Hace falta valor, por llamarlo de alguna forma, para que esta persona, que encarna lo peor del transfuguismo político, se atreva a hablar de la cara de una de las hijas del Presidente Zapatero.


Durante una tertulia radiofónica se despachó con la siguiente frase:

“A mi me dejó consternada la cara de una de las hijas. Creo que es la pequeña, se parece a su padre. Es una cara que a mí me ha tocao, me ha tocao (sic) en el sentido de negativo, pero de tener dentro de una rabia contenida impresionante” (Gotzone Mora)


Desde luego, si la cara es el reflejo del alma, la de este personaje, además de tenerla dura, muy dura, refleja por un lado la falta absoluta de humanidad y por el otro el exceso de cobardía, porque hay que ser muy cobarde para insultar de esa forma a una menor de edad. ¿Por qué no se mete con alguien de su talla?

A mí, sí que me ha “tocao”

-

2 comentarios:

  1. No es el único comentario despectivo y cobarde hacia las hijas de Zapatero. En el periodico ABC en la edición sevillana, Antonio Burgos escribe textualmente “Que las niñas de ZP eran callos horrorosos lo sabían en La Moncloa, pero ahora se ha enterado España entera. Son de salir corriendo" y sigue... “¡Qué ofensa para el arte gótico, llamar góticos a estos adefesios con botas y muñequeras! Por el volumen de su bulto, parecen románicas" . No voy a describir detalles físicos de la facies de este Alain Delon y de la otra Raquel Welch que hacen estos asquerosos comentarios de menores que nunca les han hecho nada, con la excepción de tener un padre socialista y muy bien educado. MIREYA PRIETO

    ResponderEliminar
  2. Lo de esta "señora" no tiene nombre, no se ha visto ella la cara? yo creo que han perdido el norte, atacan lo que ellos tanto defienden de boca para afuera!!

    Lo de Antonio Burgos no tiene nombre, me parece un ser despreciable, habrá que ver como son sus hijos si los tiene y si no los tiene, pues casi mejor para ellos, pk tener un padre de esta calaña a mi me daría una verguenza de morirme.

    ResponderEliminar