viernes, 17 de abril de 2009

Ex Conseller Lamela: A cada cerdo le llega su San Martín

Como bien dice el refrán, a cada cerdo le llega su San Martín.
La justicia es lenta e inexorable, pero salvo en contadas ocasiones, las actuaciones delicitivas se acaban pagando.
Y algo delictivo debe haber detectado un juzgado madrileño, para admitir a trámite la querella presentada por el Dr. Luis Montes contra el Ex Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Luis Lamela, y  los componentes de la comisión que éste designó a dedo para respaldar, con una pátina pseudocientífica, una acusación de mala praxis que ya con anterioridad había sido desestimada por la propia consejería.
                                                                                                                                                                                                                      
Y a este siniestro personaje, hay que agradecerle que cientos o miles de personas hayan muerto en peores condiciones y con sufrimiento.
¿Por qué será que cuanto más conservadores y más católicos son, en lugar de practicar la caridad cristiana, pretenden que toda la humanidad sufra sin necesidad? En el fondo creo que son unos amargados y unos frustrados.
El asunto va lento, pero creo que el Dr. Montes va a ver cumplido su sueño, que es ver sentado en un banquillo a Luis Lamela y su equipo.
La Justicia se lo debe.

Y a todo esto, la valedora de Lamela, la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre que respaldó hasta las últimas consecuencias la actuación de su Consejero, ¿pedirá perdón a Montes y a sus colaboradores? Conociendo la calaña de sus correligionarios, esconderá la cabeza como Trillo.

Patriotas de hojalata.


2 comentarios:

  1. Así es querido compañero, por San Martín ya se sabe. Hoy recuerdo un enfrentamiento que tuve con una responsable del Servicio de Atención al Paciente de la Generalitat, que hablaba en Torrent de un hospital en Madrid en el que "mataban" a los pacientes y que ellos lo habían cercenado, ya conminé, en su día, a la impresentable a rectificar.
    Hoy me siento muy feliz, el tiempo va colocando a cada uno en su sitio...algunos a la trena y otros, pronto, a la oposición.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es impresentable que Lamela y cols. condenen a los pacientes a morir con sufrimiento y con dolores, con el único "fin" de represaliar politicamente a un médico y su equipo que no "comulga" con las ideas fascistas y retrogradas de la pandilla de Aguirre y demás en Madrid.
    Mireya

    ResponderEliminar